top of page

Toda la historia de la cantera francesa

Este pueblo del Archipiélago de La Maddalena, por su historia, merece una descripción en profundidad



Las primeras extracciones

Las canteras de Cala Francese fueron inauguradas en 1860 como resultado de las importantes e impresionantes obras de fortificaciones militares que se construyeron a partir de 1850. La zona, que se encuentra cerca del espolón rocoso del Nido d'Aquila, tiene una superficie de Más de 200.000 metros cuadrados, en los que se construyeron almacenes, laboratorios, galpones para el procesamiento de sillares monumentales, galpón para la locomotora y vagones de transporte, alojamiento para los picapedreros, raíles, grúas, muelle para barcos y barcazas y similares. Descuidando la pequeña cantidad extraída con métodos primitivos, en 1870 la Banca Costruzioni de Génova inició una explotación sistemática del granito de Cala Francese, contratando en masa varios cientos de picapedreros, importándolos del continente y poniendo así en marcha un mecanismo económico de proporciones considerables. Entre estos canteros, muchos eran anarquistas, que posteriormente contribuyeron mediante la autofinanciación a hacer crecer la liga de canteros de Villasimius, que consiguieron organizar una huelga que fue sofocada en sangre.


La familia Grondona compra las canteras

Este triste hecho, promovió una protesta general, de hecho, desató la primera huelga nacional en Italia. Dejando de lado estos hechos que pertenecen a la gran historia, volvamos a nuestra cantera que a los pocos años de su nacimiento, cambió de dueño, pasando del Banco Genovés al ingeniero inglés Bertlin, quien a pesar de no contar con los medios económicos adecuados, fue sin embargo Dotado de un fuerte sentido comercial e importantes amistades en la capital. En 1897, cuando murió el ingeniero Bertlin, la concesión de las canteras pasó a la Compañía Genovese Marcenaro y Grondona, que el 31 de julio de 1901 formó una sociedad en comandita "Exportación de granitos sardos". Primero en el mundo junto al noruego, el granito despegó sin ningún problema y fue así como el número de picapedreros aumentó de forma espectacular. El producto elaborado se exportaba a todo el Mediterráneo y como hemos dicho también a América. Diariamente se producían trescientas cincuenta toneladas de granito de la mejor calidad.


Expansión internacional y pedidos de prestigio

Así fue como del granito de las canteras de Cala Francese surgieron importantes obras como: los diques secos de Taranto, Biserta, Palermo, Nápoles, Génova y Venecia, obras portuarias en Orán, Alejandría en Egipto, Trípoli, Porto Sudán, Caen, Génova, Venecia, Crotone, los muelles del Canal de Suez, la base de la Estatua de la Libertad en Nueva York, etc., pavimentación de calles o plazas de la ciudad (vía Balbi y Corso Buenos Aires en Génova, Piazza Venezia en Roma, etc.), puentes (Ponte Palatino y partes del Lungo Tevere en Roma, Ponte Doria en Génova, Ponte sul Po en Piacenza), túneles y viaductos (Galleria Mazzini en Génova), edificios de importancia arquitectónica (Palazzo della Borsa en Roma, edificios en Piazza de Pretis y via Duomo en Nápoles, etc.), los monumentos dedicados a D. Guzmao de Santos (Brasil), a los caídos de Arquata Scrivia, a Garibaldi (en el primer centenario de su nacimiento) en Piazza XXIII Marzo della Maddalena, y finalmente la obra más importante de la “Soc. Exportación de granitos de Cerdeña ”, el conjunto monumental erigido en 1930 en Djebel Mariam (Ismailia) y titulado“ Defensa del Canal de Suez ”. Este monumento consta de una base cuadrangular de m. 24 por lado y m. 2,70 de altura, coronado por dos pilones de 38 metros de altura, y al pie dos gigantescas figuras aladas de 9 metros cada una, una representando a la Inteligencia portando la antorcha, la otra a la Fuerza colocada para custodiar los destinos del país. Todo realizado en granito desnudo, diseñado por el arquitecto Michel Roux Spitz, por el escultor Raymond Delamarre, autor de los dibujos y bocetos, mientras que la ejecución de la obra corrió a cargo de expertos canteros de la cantera. Esta importante oferta de más de 2000 metros cúbicos de granito labrado elaborado en el exterior, se constata en la publicación editada por la "Soc. Exportación de granitos de Cerdeña ”, de la que se tomaron estos datos.


El cierre y el renacimiento

La actividad minera se detuvo con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, y las canteras nunca volvieron a abrir, dejando sus grietas, pero sobre todo las pegmatitas a estudiosos y entusiastas de la mineralogía, que poco a poco y para un lugar tan pequeño, descubrieron un variedad de minerales sin duda la más rica de todo el territorio nacional.





9 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page